Al volante: Cuidados del motor


Da gusto saber que la industria se da cuenta que las mujeres también necesitamos conocer a través de consejos prácticos acerca del mantenimiento de nuestros vehículos. Pues bien, con beneplácito recibimos al mail de Mujeres y Autos (medio especializado y pionero en acercar a las mujeres al sector automotor Vea: FilosofíaMyA), unos AutoTips por parte de Shell Colombia para el cuidado del motor.


1. Procurar mantener un desplazamiento constante

Es cierto que se gasta más gasolina cuando se frena y acelera constantemente. Y mucho más en hora pico. Algunas de nosotras cuando somos muy nerviosas somos propensas a frenar por nada. Y eso como consecuencia, puede dañar a futuro el motor, sobrecalentar y fatigar prematuramente los frenos, al mismo tiempo que el desgaste de todas las piezas del vehículo.

2. Escoger un buen lubricante para el motor


La combustión de gasolina deteriora lentamente el lubricante del vehículo. Por tal razón es importante que no pases por alto los cambios de aceite y filtros: en promedio cada 5.000 kilómetros para aceites minerales y 10.000 kilómetros para lubricantes sintéticos (como uno de los aceites que tiene Shell en su portafolio). 
Y si nos preguntan que si queremos cambiar el filtro de aire, pues les recordamos, damas, que siempre hay que cambiarlo junto con el aceite, así se vea limpio. Los lubricantes ayudan a eliminar las partículas contaminantes que se producen con la combustión y adicionalmente repone los aditivos que se hayan agotado.

3. No permitir que el tanque de gasolina llegue a su mínimo de capacidad

No permitas que el tanque de gasolina llegue a su mínimo de capacidad. Una vez se enciende la luz de reserva, el carro cuenta con una autonomía promedio de entre 40 km y 50 km. El combustible, cualquiera que sea, tiene sedimentos que se asientan en el fondo del tanque y son succionados por el motor cuando se acumulan por bajos niveles de gasolina. Si dejas que esto pase constantemente, seguro tendrás que reemplazar la costosa bomba de gasolina en el futuro cercano.


4. Identificar posibles fugas de fluidos

En este punto, la intención es verificar si el vehículo tiene una fuga de los líquidos –agua, aceite, gasolina, liquido de la dirección hidráulica y líquido de frenos– que corren por el motor. Aunque en principio puede sonar muy técnico, basta con tomarse un minuto para revisar si hay alguna mancha o rastro de fluido en el piso del garaje. Para hacer una revisión más detallada, puedes abrir el capó del carro para cerciorarte que las mangueras conectadas al motor no estén desgastadas o con ranuras.

5. Realizar el mantenimiento preventivo del vehículo


Esta es la revisión periódica que todas las marcas recomiendan cada cierta cantidad de kilómetros (5.000, 10.000, 15.000, etc.) y puedes revisarla en el manual de tu carro. La revisión preventiva no es una estrategia más de mercadeo, por el contrario, es un hábito que el vehículo agradecerá y garantiza el cubrimiento de la garantía estipulada por los fabricantes de los motores, ya que se podrán detectar a tiempo las piezas desgastadas: podrías evitar un daño a tu carro y hasta salvaguardar tu vida.

LO QUE DEBES VER

Conducir durante el embarazo

Algunas lectoras nos escriben sobre sus inquietudes acerca de manejar en estado de embarazo. Están interesadas en saber si es riesgoso ...

Instagram: