Las mujeres: "brutas e incapaces físicamente para conducir"

Foto. Simona de Silvestro

A las 8 de la mañana de este miércoles 20 de abril, la twitsfera colombiana se levantó indignada por las declaraciones de una periodista en una emisora, que alude a la "incapacidad de las mujeres al manejar". En un trino, responde a los argumentados e indignados twiteros (hombres y mujeres), que los comentarios "no hay que tomárselos en serio". Palabras más palabras menos, "riámonos juntas" porque una mujer al volante es un peligro constante. Como si fuese muy gracioso que a alguna de nosotras, nos dijeran: no maneje, usted es muy bruta. ¿Nos seguimos riendo?


No traeré a colación un discurso feminista -con toda la validez de defender este tipo de agresiones que deslegitiman nuestras capacidades por ser mujeres- que ha defendido que hayamos tenido oportunidad de tener hasta licencia de conducción. (Agradezca antes de seguir diciendo ignorantemente "Feminazi". Agradezca que ahora tiene derecho a conducir, tener pase y poder hablar frente a un policía para defenderse de una infracción).

Pero vamos a ayudarle a la colega y a otras tantas personas que en su infinito océano de conocimiento con un centímetro de profundidad, desconocen sobre las mujeres al volante.

1. Pensar que las mujeres son muy brutas para manejar es una percepción decimonónica, propia de una mentalidad machista.

2. Según el último reporte de Medicina Legal, sobre las cifras registradas durante el 2013 de accidentes de tránsito en Colombia, por cada 8 hombres con lesiones fatales se registraron 2 mujeres con este mismo tipo de lesión. (Sí, el último reporte de 2013... No es mi culpa, sino la de los médicos legistas, que no actualizan sus estudios).

3. En 1888, una mujer fue la primera persona en hacer un viaje largo en auto, tan sólo para demostrarle a su marido que podían vivir del invento de tres ruedas que habían creado juntos. Hablamos de Bertha Benz, la misma que improvisó una correa de repartición con sus medias, sugirió engranajes adicionales para que el carro pudiera subir colinas e inventó las pastillas de frenos en el proceso. Con tanta realimentación acerca del automóvil para su esposo Karl Benz, se convirtió de hecho en la primera piloto de pruebas de la historia y a la empresa que luego sería Mercedes-Benz, en una marca muy prestigiosa de autos.

4. No estamos excentas de estrellarnos, como cualquier otro hombre; pero eso no nos convierte en unas brutas para manejar. No hay que andar generalizando basada en experiencias propias.

5. Somos prudentes: tildan de lentas a algunas mujeres a la hora de cambiar de carril, pero es que no quieren tener incidentes. Con gracia, algunas que están aprendiendo a manejar, deciden poner un aviso que dice: "Estoy aprendiendo, ténganme paciencia". Y es comprensible, quizás muchas de nosotras no tengamos miedo de manejar rápido o nos tomamos tiempo para evitar violar alguna norma de tránsito.

6. Si no tiene acceso a literatura sobre deporte a motor, -que reconozco, es algo costosa- googlee: "mujeres en deporte de motor Wikipedia". Y allí usted sabrá lo competitivas que eran mujeres como la francesa Hélène van Zuyle o la británica Dorothy Levitt en 1901. Afortunadamente no eran "brutas" como para evitar pensar que iban a ser capaces de montarse a un carro y convertirse en pioneras del automovilismo. Encontrará infinidad de nombres adicionales con un poco de investigación concienzuda. Si le genera alguna duda, investigue sobre las hazañas que la piloto colombiana Tatiana Calderón ha logrado en FIA GP3, una de las antesalas a la Fórmula 1.


Foto. Tatiana Calderón
Deporte a motor

Argumentos tales como:

"Los deportes de motor son considerados masculinos porque es una tarea sucia: a veces se tiene que construir y operar vehículos y por tanto eso era mal visto en mujeres".


"Para algunos hombres, ser superados por una mujer es una deshonra, por lo que las mujeres pueden recibir manifestaciones de desprecio y mofa, lo cual las desincentiva al ingresar y permanecer en ese ambiente".

"Los padres de familia preferían dedicar su dinero a sus hijos varones, sumado a que el deporte es muy riesgoso y los padres evitaban que sus hijas pusieran su vida en peligro".

"Las mujeres no son físicamente capaces de conducir un fórmula 1" dice el políticamente miope Bernie Ecclestone, director ejecutivo de la Formula One Management.


...pertenecen, a una carga cultural machista se ha ido transformando a medida que pasa el tiempo y en la forma en que las mujeres se han ganado por mérito propio las sillas. Según el periodista y experto, Enrique Souza, quizás el mayor obstáculo en cualquier categoría del automovilismo, no es precisamente si se es hispano (Juan Pablo Montoya) o si se es afro (Lewis Hamilton) o si se es mujer (Carmen Jordá o la finada María de Villota), sino de tener la capacidad económica para tener una silla y un equipo.


Foto. Danica Patrick

Que Ecclestone o Raymond Moore, director del torneo de tenis BNP Paribas Open, hagan comentarios misóginos sobre tenistas o pilotos, no es sino la muestra de los estertores que da esa visión anticuada y excluyente que en varios casos desaparece velozmente.

La misma Tatiana Calderón dijo para Mujeres y Autos, después de su histórico debut en el G.P. de Macao de 2014, -al que se llega únicamente por invitación expresa de sus organizadores, que reúnen a los mejores pilotos del mundo- que, contrario a lo que la ignorancia puede hacer creer, su condición de mujer no es relevante a la hora de la preparación atlética: largas horas de entrenamiento físico y mental se suman a talentos que muchos hombres -y varias mujeres- envidiarían, como la capacidad para ensamblar la caja de cambios de sus carros de carrera.

Ella fue la primera mujer en liderar una carrera de FIA Fórmula 3 en Spa-Francorchamps 2015, arrancando desde el puesto 27. Calderón es además la primer y única mujer en haber hecho podio en la historia de la Fórmula 3 británica.

Quizás estas palabras no buscan poner al paredón a nadie, sobre todo si ese alguien evidentemente está errado en su propio desconocimiento, falto de lectura, análisis y mundo. Fue agradable ver que tanto hombres y mujeres, se indignaron, sin grosería pero sí con mucha razón, sobre el comentario en Blu Radio de la periodista Vanessa De La Torre.

Pero sí debo reconocer que hay un mal generalizado que preocupa a Mujeres y Autos: la falta de solidaridad de género en casos como este, donde lo correcto pareciera reírse de su propia condición de mujeres al peor estilo del humor costumbrista y de mal gusto que plaga nuestro imaginario colectivo.

LO QUE DEBES VER

Conducir durante el embarazo

Algunas lectoras nos escriben sobre sus inquietudes acerca de manejar en estado de embarazo. Están interesadas en saber si es riesgoso ...

Instagram: